¿Estás organizando tu viaje a Riviera Maya? Te contamos nuestra experiencia en la excursión a Punta Allen, el paraíso oculto de Sian Ka’an. Sin duda alguna, una experiencia totalmente recomendable en el que probablemente sea uno de los lugares más impresionantes de tu viaje.

Antes de empezar quiero decirte que para nosotros la mayoría de las excursiones que intentarán venderte a tu llegada, son un engaño. El problema en estos tours es la cantidad de tiempo perdido. Grandes autobuses en los que pierdes horas recogiendo gente de otros hoteles, visitando tiendas de souvenirs o restaurantes acordados, en vez de estar descubriendo la riqueza de este país y su cultura.

Pero la excursión a Punta Allen y la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an, es para nosotros la excepción dado que su particularidad no se lo permite. Por ello queremos contarte nuestra experiencia y hacemos esta recomendación.

Un día completo donde conducirás un 4×4 atravesando la selva, descubrirás la belleza de un pequeño pueblo de pescadores en Punta Allen, navegarás junto a delfines y tortugas, para terminar practicando snorkel en una de las piscinas naturales más bellas del mundo.

¿Dónde nos situamos?

Punta Allen se encuentra localizada a unos 50 kilómetros al sur de la ciudad de Tulum, en el extremo de una delgada lengua de tierra rodeada de mar por ambos lados. La población está enclavada dentro de la Reserva Especial de la Biósfera de Sian Ka’an lo cual la convierte en un lugar que merece la pena que conozcas por su belleza y riqueza natural.

Punta Allen

Playa en Punta Allen,  justo antes de empezar nuestro recorrido en lancha

¿Dónde contrato mi excursión Punta Allen y la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an?

Nosotros lo hicimos en nuestro propio hotel a nuestra llegada junto con el resto de excursiones. Tal y como te he contado antes, nos arrepentimos de todas ellas, a excepción de esta. ¿Por qué? Porque además de no encontrar aglomeraciones, no se realiza en el típico autobús turístico con paradas programadas. Dispones de un guía privado para un día en libertad y disfrutando uno de los paraísos naturales de Riviera Maya.

Nuestra experiencia recorriendo Punta Allen y Sian Ka’an

El día empieza temprano. En nuestro caso nos llevaron desde el hotel al establecimiento de alquiler de Jeeps. Allí nos esperaba un guía con el que desayunamos y que nos dió un pequeño cursos para conocer el coche (así que tranquilo si nunca has conducido un 4×4 en estas condiciones), sistemas de comunicación entre los 4 coches y nos mostró en un mapa la ruta que estábamos a punto de realizar.

Una vez pasado este trámite nos pusimos en ruta. En nuestro caso compartimos el coche con otra pareja que estaba en nuestro hotel y con los que establecimos una amistad. Nos turnamos durante el viaje para que todos pudiésemos disfrutar la experiencia de conducir atravesando la selva. Una experiencia inolvidable.

Durante el camino se realizan diferentes paradas. Una de ellas en el puente de Boca Paila, sobre un río lleno de cocodrilos a los que puedes ver en su habita y desde las alturas. Sí, este es el lugar del vídeo famoso donde un incauto turista americano aparece nadando asustado mientras un cocodrilo lo persigue con la intención de convertirlo en su próxima comida.

Recorrido en Jeep por la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an  

La primera ruta en Jeep termina en ‘Javier Rojo Gómez’, un poblado de pescadores de Punta Allen. Aparcamos los vehículos y nos dirigimos a la costa, desde donde pudimos para un momento a reponer fuerzas antes de emprender la siguiente parte del viaje en lancha. Salimos desde un pequeño muelle en la costa en pequeñas lanchas rápidas de 6 personas.

Una experiencia también inolvidable por las aguas, la velocidad y la navegación entre los afluentes de la Reserva de Sian Ka’an. Durante el recorrido te explican la importancia de su riqueza natural y verás diferentes especies en su habita. Una de las más atractivas para el turista son las tortugas marinas y los delfines.

El recorrido termina en una increíble piscina natural. Serán en este momento donde podrás darte un chapuzón y disfrutar de este paraíso con calma. Tiempo para sacar buenas fotografías y disfrutar estas aguas cristalinas antes de emprender el viaje de nuevo.

Piscina natural de Punta Allen, la joya escondida de la Riviera Maya

Tras nuestro baño, regresamos a la costa del poblado en Punta Allen. Allí nos detuvimos en uno de los restaurantes que había sobre la playa y saboreamos el pescado local a la parrilla frente al mar. Repusimos fuerzas y aprovechamos nuestro tiempo antes de regresar para dar un paseo por el pueblo.

Este es un poblado fascinante porque al menos para los Europeos, supone un gran contraste cultural respecto a lo que estamos acostumbrados en nuestro día a día.

‘Javier Rojo Gómez’, un poblado de pescadores de Punta Allen desde donde parten las lanchas que recorren la bahía

Terminado nuestro paseo, volvimos a los Jeeps para comenzar nuestro viaje de regreso. Este segundo viaje es mucho más divertido y en nuestro caso al menos, el guía nos dejó disfrutar de algo más de velocidad y atravesar zonas que pese a ser más complicadas, eran más divertidas. La sensación de atravesar un riachuelo o conducir sobre caminos de arena con este tipo de vehículos te encantará.

Nuestra recomendación

Una experiencia inolvidable y que por cómo la tienen montado, si te aconsejamos que optes por hacerlo a través de alguna de sus excursiones organizadas. Será la mejor manera de aprovechar todo tu tiempo y poder ver cada uno de los lugares del itinerario en un mismo día.

¿Tienes alguna duda o quieres compartir tu experiencia? Déjanos un comentario y responderemos a todas tus dudas. Ya sabes que este es un lugar abierto a cualquier amante de los viajes, así que te invitamos también a compartir tus viajes o destinos favoritos con nosotros en @bandoftravellers.

Si quieres conocer más destinos, puedes seguir viajando con nosotros aquí! ¡Hasta la próxima [email protected]!